Ideas en
movimiento

Máquinas para
plantillas
Máquinas para
contrafuertes
Cortadoras y máquinas para ladrillos
Instalaciones para
placas de yeso

La fuerza de las ideas,
desde hace más de 40 años

Comec comenzó a estudiar los automatismos hace más de cuarenta años y nunca se ha detenido.
En 1981 Vittorio Rizzi funda Comec, empresa que desde el inicio se distingue por la producción de maquinaria innovadora para la industria del calzado.
Con los primeros éxitos, ya a mitad de los años ochenta, Comec se transforma de empresa artesana en pequeña industria y su desarrollo, en constante crecimiento a lo largo de los decenios, lleva a la ampliación
de la gama productiva hacia el sector de los ladrillos y de líneas completas para el moldeado de las placas de yeso.
Mirando al futuro con la vista puesta más allá, Comec ofrece al cliente, tanto en Italia como en el extranjero, un servicio completo que es algo más que un producto de calidad y se convierte sobre todo en un servicio de asistencia y asesoría completo.

Proyectar, construir, mejorar

Gracias a la experiencia de más de cuarenta años en el campo de los automatismos, Comec controla la calidad y supervisa todo el proceso productivo de las máquinas que proyecta y realiza. El equipo que acompaña a los dirigentes está formado por trabajadores, diseñadores técnicos y empleados muy especializados, que convierten las necesidades del cliente en el centro de la misión de la empresa, el corazón que hace que se muevan literalmente los engranajes de las máquinas Comec.
La posibilidad de personalizar cada uno de los proyectos es la fuerza de Comec, que ha establecido importantes colaboraciones tanto nacionales como internacionales, mejorando la capacidad productiva de los clientes que deciden confiar en esta excelente empresa de Vicenza.

Dentro
de nuestra historia

Dentro de cada máquina hay un corazón que late formado por componentes esenciales. Detrás de cada máquina hay un proyecto. Antes de cada proyecto hay una idea. La de Comec es una idea de movimiento. Nuestra historia hunde las raíces en la cultura campesina, cuando la escasez de medios suponía un importantísimo acicate para recurrir a la creatividad. La necesidad de ajustar y perfeccionar era un desafío continuo que aguzaba el ingenio y estimulaba a intentar nuevas soluciones. La satisfacción de notar cómo funciona correctamente un mecanismo comienza entonces. Y ya no se ha detenido, llevándonos a automatizar los procesos manuales, haciendo más rápida y racionalizando la producción en los diferentes sectores a los que hemos aplicado nuestros conocimientos. 

Proyectar, construir, mejorar. Tres acciones que se suceden sin descanso, desde hace cuarenta años y que han llevado a los productos Comec por todo el mundo.

¿Tienes una idea?
Hablemos

Rellena el formulario y uno de nuestros encargados se pondrá en contacto lo antes posible.